Supersonic Man: El Cómic (Héctor Caño)

3

Para los que nos consideramos amantes del cinemabis hispánico, las últimas semanas vinieron rodeadas de las noticias sobre la vuelta de uno de sus personajes más icónicos y recordados: Supersonic Man. El superhéroe nacional por excelencia fue llevado a las pantallas de medio mundo por el infatigable Juan Piquer Simón en 1979, con un film donde las labores artesanales y oficiosas del cineasta hicieron ir más allá su ímpetu exploit para fraguar un personaje con iconografía propia y un sentido de lo épico que hizo olvidar su condición de película minoritaria. Aún a la sombra de su modelo de referencia, el Superman adaptado un año antes por Richard Donner, Piquer Simón doblegó cualquier pretensión artística a favor de un film recordado con cariño y devoción, que vino a presentar a un cineasta que cambiaría el cine de género español justo cuando empezaba a entrar en su ocaso. 

Supersonic Man, a quien dio vida en la gran pantalla el culturista José Luis Ayestarán, vuelve a la actualidad del fandom en formato cómic. No siendo la primera vez que se lleva al personaje a la viñeta, es ahora el artista Héctor Caño quien lo devuelve a un medio que resulta idóneo para continuar con el legado del personaje; Caño es un dibujante ilustrador, cortometrajista y guionista, con un baggage de publicaciones en papel que ha ido creciendo durante los últimos años. Y él es ahora el responsable, contando con el beneplácito de los más allegados a Juan Piquer Simón, de devolver a la palestra al superhéroe patrio. Lo hace con una historia que en un principio pudiera chocar al más clásico (Supersonic se verá inmerso en un viaje temporal, y hasta ahí el lector de esta reseña debe saber), pero en la que desde luego se nota de antemano las intenciones de esta obra: el repaso reivindicativo y nostálgico de la iconografía del personaje, donde se le verá desplegar la ingenuidad de la épica ya visto en los anteriores trabajos relativos al superhéroe (en especial, como no podía se de otra forma, la película) y apoyado por un grupo de personajes secundarios que a pesar de no contar con unas apariciones prolongadas, confieren a la obra de una autenticidad digna de mención. Un guión directo y sin estridencias que cumple el merecido de dotar al lector de la experiencia del comeback de Supersonic, y con ciertos momentos álgidos en la narración que desde luego harán disfrutar.

Merece mención  especial el dibujo, que a pesar de la colorida y espectacular portada se compondrá de un fino blanco y negro, pero que guarda para sí cierto clasicismo bastante loable. Un trazo bien llevado que hará que el cómic se componga de una estética bastante personal  y muy llevadera, que también se verá agraciada en aquellos momentos donde la narración tire de la épica y la viñeta se engrandezca para tal efecto.  También es mencionable que, insistiendo, dentro de las querencias artísticas de revitalizar a Supersonic Man, el cómo la obra pueda calar en un lector que recuerde al personaje con devoción y nostalgia; aquí es donde la obra de Caño se promulga como una revisión respetuosa, dando muestras de cuan lejos puede llegar una serie regular de Supersonic Man con una potente imaginería por desarrollar a su alrededor. 

Para finalizar, de obligada mención es también es la cuidada presentación de la obra, tanto en continente como contenido. A la buena calidad de papel y su factura global se le añade el material extra que el lector se va a encontrar: apuntes históricos e iconográficos del personaje, repaso biográfico tanto del inigualable Juan Piquer Simón como del autor Héctor Caño, y una más que interesante entrevista a José Luis Ayestarán, quien como hemos dicho dio vida a Supersonic Man en la ya inolvidable película de 1979. Para finalizar, recordar la fecha de presentación de la obra, que es inminente al momento de escribir estas líneas:

  • Viernes 5 de Mayo en DormidDCine Cooltural Rooms (Calle Príncipe de Vergara 87, Madrid). Con Héctor Caño (autor), José Luis Ayestarán (actor), Luis Esquinas (director de los documentales The Simon’s Jigsaw [2015] y Satan’s Blood: Recuerdos de Escalofrío [2016]) y Eduardo Franco (director de la revista Muscle & Fitness). 

¡No se lo pierdan, camaradas! Saludos desde el Gabinete.

7

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s