Supersonic Man: El Cómic (Héctor Caño)

3

Para los que nos consideramos amantes del cinemabis hispánico, las últimas semanas vinieron rodeadas de las noticias sobre la vuelta de uno de sus personajes más icónicos y recordados: Supersonic Man. El superhéroe nacional por excelencia fue llevado a las pantallas de medio mundo por el infatigable Juan Piquer Simón en 1979, con un film donde las labores artesanales y oficiosas del cineasta hicieron ir más allá su ímpetu exploit para fraguar un personaje con iconografía propia y un sentido de lo épico que hizo olvidar su condición de película minoritaria. Aún a la sombra de su modelo de referencia, el Superman adaptado un año antes por Richard Donner, Piquer Simón doblegó cualquier pretensión artística a favor de un film recordado con cariño y devoción, que vino a presentar a un cineasta que cambiaría el cine de género español justo cuando empezaba a entrar en su ocaso.  Sigue leyendo

Coming soon: Supersonic Man vuelve al cómic

ey

Uno de los iconos del cine fantástico español, el Supersonic Man que Juan Piquer Simón llevó a las pantallas de medio mundo en 1979, volverá en breves meses a la actualidad; y lo hará en un medio que ya había visitado con anterioridad, el cómic. El superhéroe hispánico por antonomasia prepara en las próximas semanas su regreso de mano del artista Héctor Caño, principal artífice del retorno a la palestra del personaje que el culturista José Luis Ayestarán  (aka Richard Yesteran) interpretase en 1979 para la gran pantalla, con gran éxito internacional. A continuación se adjunta la nota de prensa donde el propio Héctor Caño desgrana todo lo concerniente a este inminente y apasionante proyecto, que por aquí se seguirá muy de cerca:  Sigue leyendo

Dossier Slasher: Introduciendo un género. Máscaras, cuchillos y gritos en la oscuridad… (2)

pieces

En la primera parte de este artículo introductorio al Slasher nos habíamos quedado justo en el momento en el que se puede catalogar el estallido comercial de este apasionante subgénero: el estreno en 1978 de La Noche de Halloween, el modesto film de John Carpenter que expondría y ampliaría enormemente las más representativas claves del mismo. Partiendo de una clara influencia como fue el esquema argumental de Navidades Negras de Bob Clark, Carpenter potencia hasta el extremo la utilización de una trama sencilla (un pequeño vecindario que sufrirá los crímenes de un villano) pero que gracias a una serie de conjunciones puramente fílmicas se convertiría en todo un clásico del terror. Asentando los que se considerarían muchos de los patrones básicos del Slasher, que ya venían dándose con anterioridad pero que el cineasta aquí los estandariza (víctimas adolescentes, localización aislada, villano enmascarado…), sumándole una elegante articulación narrativa (ya presentado con el plano secuencia de inicio y su maravilloso uso del formato panorámico), impropia de estas temáticas, y con un reparto que incluía a una vieja estrella de Hollywood como Donald Pleasence y la presentación al mundo de Jamie Lee Curtis, quien sobre ella recae la responsabilidad de establecer las coyunturas de lo que a partir de aquí se empezó a llamar como final girl. Sigue leyendo

In Memoriam: May Heatherly

heatherly

Ayer fallecía de manera inesperada May Heatherly, uno de esos rostros que gracias a ciertas participaciones interpretativas conseguirían inmortalizarse dentro de la época dorada del cine fantástico español. Aunque nacida en Estados Unidos, donde dio sus primeros pasos interpretativos dentro de la televisión, siendo muy joven se trasladaría a España buscando una oportunidad en el cine. Así comenzaría a trabajar bajo las órdenes de Leon Klimovsky en Torrejón City junto a Tony LeBlanc para luego protagonizar el thriller Ella y el miedo, que junto a otros proyectos le valdría para fraguarse paulatinamente una modesta pero intensa carrera en nuestro país que alternaría con alguna producción foránea. Sigue leyendo

“Escalofrío” (Carlos Puerto, 1978)

poster

Escalofrío es una de las rara avis del fantaterror español, injustamente olvidada cuando se trata de repasar algunas de las obras relevantes de la vertiente. Con las sectas satánicas como epicentro de la historia (tema muy de actualidad en la época) y con títulos como La Semilla del Diablo (1968) o El Exorcista (1978) en el punto de mira de la influencia, Carlos Puerto rueda una de las películas más tétricas y  oscuras del terror nacional, con una atmósfera que no duda en jugar con la crueldad, la lujuria y unos efluvios claros de incomodidad, claves que el film maneja de manera mecánica pero efectiva y práctica. Puerto fue uno de los hombres de confianza de Juan Piquer Simón, productor y alma creativa de la cinta, ya que justo el año anterior de esta película había guionizado la adaptación de Julio Verne dirigida por el realizador valenciano Viaje al Centro de la Tierra (1977); como director, tras iniciarse en el documental, Puerto tiene una leve carrera de la que se podría destacar El Francotirador (1978) donde Paul Naschy, a parte de colaborar en el guión, interpreta a un humilde relojero que tras la muerte de su hija en un atentado terrorista pretende asesinar al mismísimo Francisco Franco. Sigue leyendo