Rewind Pulp: “Sangriento Carnaval”, Curtis Garland

dav

Curtis Garland, o Juan Gallardo Muñoz, es uno de los escritores más incombustibles e icónicos de la novela pulp española, para la que creó la friolera de más de 2000 títulos gestados en esa época dorada del llamado bolsilibro y en una enorme cantidad de géneros. Garland difundió la novela noir, el western, la ciencia ficción y muy especialmente el terror, aunque también dedicó páginas a la aventura o al bélico.  Es innegable esa siempre predilección por el horror, ubicación genérica donde dejaría sus obras más populares, y donde en muchas ocasiones daría luz a una vena muy clasicista respecto a un terror basado en tradicionales modelos, tanto fílmicos como (contra)culturales. Precisamente en esta diatriba hoy el Gabinete se para en el corte clasicista de su Sangriento Carnaval, obra ambientada en una contemporánea Nueva Orleans donde, durante la celebración de su carnaval, se suceden una serie de crímenes que impactan a las autoridades por su desmedida crueldad; esta se asocia a las garras y colmillos de algún tipo de animal salvaje, por lo que las primeras líneas de investigación se ciernen sobre un gorila escapado de un circo local.

En Sangriento Carnaval se da cita el prototípico relato de misterio e intriga de tintes policíacos, donde el anonimato de un posible serial killer ha de desvelarse, con una serie de homicidios que en una primera visión bien podrían atribuirse a la macabra obra algún monstruo clásico del terror. En el desarrollo de la historia descubriremos como, en su buen dominio de este tipo de narración, Garland dotará a esta obra de cierta heterogeneidad, donde tanto el noir como el horror se unirán dando especial importancia al componente terrorífico: ahí es el campo donde el autor más cómodo se siente y esto se palpa en cada página, ya que el autor aporta a la historia un personal toque creativo a la hora de describir las imágenes de los homicidios (de manera muy explícita la crueldad ejecutada sobre los cuerpos es transmitida al lector con todo lujo de detalles) y muchas de las sensaciones que los personajes sienten a la hora de enfrentarse ante una serie de diatribas de tintes altamente trágicos. En este sentido la novela se centra específicamente en las vivencias ante los hechos de Ivonne, una joven que vivirá en primera persona como los crímenes se sitúan misteriosamente cerca de su persona (hasta su “propietaria”, Madame Chantal, una maliciosa mujer que encierra a huérfanas como Ivonne para domesticarlas en malas artes como el robo la prostitución, será una de las víctimas) y que conocerá a un caballero distinguido y señorial como Steve Whitman, quien la apadrinará junto a sus singulares compañeros de domicilio. Es curioso como los momentos en los que Sangriento Carnaval consigue dotar de impacto a la narración son aquellos en los que la joven protagonista se ve acechada por el mal, mostrando de manera efectiva la sensación de opresión y dominación psicológica ante el fuerte torreón de emociones que parece sentir. En este sentido, la novela, aunque algo lejos de los hits de Garland para el género, supone un meticuloso ejercicio de terror, con un gran contraste entre el espanto psicólogico y el puramente físico.

El desarrollo de la historia aportará un oficioso whodunit, donde, en su categoría de ejemplar artesano de la literatura pulp, Garland propondrá una conclusión con una elipsis de esperadas trampas narrativas, aunque sea en esta resolución donde se vislumbren algunas intrépidas vicisitudes de la obra. A este respecto podemos señalar, intentando no desvelar ningún spoiler clamoroso, las motivaciones de un homicida recluido emocionalmente en unas taras psicológicas que explican una demencia con cierto índole sexual y melancólico resentimiento. También es curioso como es mostrada la relación, que pueda ser asimilada con cierto toque inmoral para algunos sectores, entre el caballeresco Steve Whitman y la joven adolescente protagonista. Ya en menor grado cabe decir que para esta obra el autor reviste su historia de una fascinante ambientación en el carnaval de un atrayente ubicación como es Nueva Orleans, aunque sus aprovechables y fangosas cercanías rurales no son requeridas por Garland con la relevancia esperada. Lo mejor que se puede decir de Sangriento Carnaval es que estamos ante una obra donde su autor muestra un artesanal y sentido trabajo vehemente hacía el género del terror, donde la dinámica narración del bolsilibro encuentra aquí un buen habitáculo de disfrute.

Observaciones: Editorial Bruguera. Colección “Selección Terror” nº 553. Edición octubre, 1983.

2 comentarios en “Rewind Pulp: “Sangriento Carnaval”, Curtis Garland

  1. Ah, ¡los bolsilibros que entretenidos resultan! Tengo la suerte de tener unos cuantos (de terror sobre todo, claro, un leopardo no puede cambiar sus manchas), aunque, lamentablemente, el reseñado en este artículo está ausente. Mantendré un ojo abierto por si lo veo en alguna librería de viejo.
    Buena reseña, reverendo, siga predicando. 😉

  2. Cierto, el bolsilibro destaca por una ágil lectura que en muchas ocasiones esconde una gran historia. Respecto a “Sangriento Carnaval”, te diré que no es difícil encontrarlo por las vías habituales de segunda mano (todocolección y demás), y resulta una obra bastante representativa de las aportaciones de Garland al género.

    Muchísima gracias de nuevo, camarada Rope, por tus siempre entusiastas aportaciones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s