Dossier Slasher: Introduciendo un género. Máscaras, cuchillos y gritos en la oscuridad… (2)

pieces

En la primera parte de este artículo introductorio al Slasher nos habíamos quedado justo en el momento en el que se puede catalogar el estallido comercial de este apasionante subgénero: el estreno en 1978 de La Noche de Halloween, el modesto film de John Carpenter que expondría y ampliaría enormemente las más representativas claves del mismo. Partiendo de una clara influencia como fue el esquema argumental de Navidades Negras de Bob Clark, Carpenter potencia hasta el extremo la utilización de una trama sencilla (un pequeño vecindario que sufrirá los crímenes de un villano) pero que gracias a una serie de conjunciones puramente fílmicas se convertiría en todo un clásico del terror. Asentando los que se considerarían muchos de los patrones básicos del Slasher, que ya venían dándose con anterioridad pero que el cineasta aquí los estandariza (víctimas adolescentes, localización aislada, villano enmascarado…), sumándole una elegante articulación narrativa (ya presentado con el plano secuencia de inicio y su maravilloso uso del formato panorámico), impropia de estas temáticas, y con un reparto que incluía a una vieja estrella de Hollywood como Donald Pleasence y la presentación al mundo de Jamie Lee Curtis, quien sobre ella recae la responsabilidad de establecer las coyunturas de lo que a partir de aquí se empezó a llamar como final girl. Sigue leyendo

Coming Soon: “Nightmare City” (Tom Savini, 2015)

20150219082652-ncpromofinal

Este 2015 tiene guardado para sí uno de los proyectos más esperados para el que esto suscribe. Y es que nada más y nada menos que uno de los nombres para siempre anexos al cine fantástico de las pasadas décadas, Tom Savini, ha iniciado un proyecto que pretende ser la revisión de una de las zombie movies italianas más simbólicas e icónicas, “La invasión de los zombies atómicos” (Incubu sulla città contaminata, 1980) de Umberto Lenzi. El film es recordado de manera especial en España por estar rodado principalmente en Madrid (estación de Chamartín y el Parque de Atracciones, entre otras localizaciones) y la presencia de intérpretes del calibre de Paco Rabal o Manuel Zarzo, este último muy habitual en las co-producciones del cinemabis hispano. Con capital hispano-italo-mexicano, contaba también con el gran Hugo Stiglitz (impueso por la parte de la financiación mexicana del film), las bellezas italianas Laura Trotter y Maria Rosaria Omaggio, además de una estrella en decadencia como Mel Ferrer. Sigue leyendo