Interludios musicales: “Guns don’t argue”, The Penetrators

cover

En el año 2002 el sello croata Dancing Bear editaba un curioso recopilatorio en el que diversas bandas de surf y garage rock versionaban bajo su estilo algunas de las más representativas obras que Ennio Morricone compuso para el Spaghetti Western. Su nombre fue For a Few Guitars More y en él encontraban grupos de diversa nacionalidad como los australianos The Atlantics, los croatas The Bambi Molesters, los suecos Langhorns o eminencias de la guitarra como Dave Wronksi o el mismísmo Davie Allan. Los estadounidenses The Penetrators abrían el disco con este Guns don’t argue, que supone una electrizante y explosiva versión del original que Morricone compuso para el Spaghetti dirigido por Mario Caiano llamado Las pistolas no discuten (1964), traducción del original Le pistole non discutono, protagonizado por Rod Cameron y Horst Frank y rodado casi en su totalidad en Andalucía.

Sigue leyendo

Interludios musicales: “Dum Dum”, Butthole Surfers

buttholesurfers1

El nuevo interludio musical del Gabinete está protagonizado por los Butthole Surfers, una banda originaria de San Antonio, Texas, formada a principios de los 80 por Gibby Haynes y Paul Leary. Sus inicios estaban principalmente fundados en el post-punk, aunque su particular estilo pronto se enalteció de los efluvios y reminiscencias del noise-rock, la psicodelia y más posteriormente la elemental música electrónica de los 80. Sigue leyendo

Interludios musicales:”The Attack of the Giant Ants”, Blondie

ey

Liderados por su carismática e icónica Deborah Harry, Blondie es uno de esos grupos que hablan por sí solos sobre su peso en la historia de la música moderna. Fueron uno de los emblemas de la new wave de los setenta y el pop de décadas posteriores, todo con unos inicios punk que los situaron como una de las formaciones más representativas de la escena alternativa neoyorquina de aquella década que lo cambió todo. Años antes de copar las listas de éxitos de todo el planeta, formarían parte de esa canteras de grupos cuyos inicios se anclaron en la mítica y legendaria sala de conciertos CBGB, que les permitió compartir escenario con bandas o solistas tan relevantes como The Ramones, The Dead Boys, Iggy Pop, Patti Smith o Television. Con Harry como auténtico icono sexual liderando su puesta escena, Chris Stein a la guitarra, y uno de los mejores baterías que ha podido ver el que esto escribe como Clem Burke, los únicos tres miembros originales que aún se mantienen, Blondie pasaría a ser uno de los grupos más importantes de la escena musical norteamericana de principios de los 80. Sigue leyendo

Interludios musicales: “Robot Atomico”, The Ghastly Ones

ghastlyones

The Ghastly Ones es una de las más importantes bandas indies de la escena del surf-rock estadounidense. Sus orígenes se remontan a mediados de los 90, cuando dos especialistas de efectos especiales de maquillaje, Norman Cabrera y Garrett Immel, forman una banda inspirada en las viejas bandas de rock instrumental de los 60, época dorada donde formaciones como The Ventures, The Lively Ones o The Del-Aires originaban una personalidad armónica que manteniendo las bases rítmicas del rock clásico originaron un estilo contundente y personal con el que se identificaron multitud de jóvenes de la época. Especial hincapié, eso sí, en la comunidad surf, donde gente como Dick Dale o Link Wray y sus peculiares sonidos de guitarra supusieron la banda sonora de un auténtico estilo de vida. Sigue leyendo

Interludios musicales: “Dancing With Myself”, Billy Idol

single

Con Billy Idol nos encontramos ante uno de los grandes iconos pop que niegan a desaparecer del imaginario popular. El músico, oriundo del Middlesex británico, siempre será recordado como uno de los grandes símbolos de la iconografía MTV que emergería durante la década de los 80,  algo que el propio artista explotaría sin desmerecer unos inicios punk bajo una de las bandas que emergieron fuerte ante los últimos años de la explosión del género en los 70: Generation X, formación que llegaría a publicar tres LP con Chrysalis. La banda, liderada por Idol (entonces conocido por su nombre de nacimiento William Broad) estaba compuesta también por Tony James y John Towe, y cimentaría la carrera en solitario de nuestro protagonista. Esta llegaría con el LP que tendría su propio nombre, comenzando a gestar un enorme mito (contra)cultural dentro de la escena musical de la década. Sigue leyendo

Interludios musicales: “Joker´s Wild”, The Ventures

the ventures

The Ventures es uno de los grupos más representativos del surf rock norteamericano, rama instrumental que los interludios musicales del Gabinete ya han visitado con una de las grandes figuras del género, Dick Dale. El grupo que nos ocupa la jornada de hoy se ha consolidado como uno de los más influyentes del estilo (no sólo por inmortalizar grandes clásicos de la cultura popular como Walk Don´t Run,  o los temas de la serie Hawai Five-0 o el cinematográfico main theme de James Bond, sino por exponer un estilo a la guitarra rozando el virtuosismo y con gran influencia en su género), considerándose una de las formaciones más simbólicas del rock  instrumental. La banda surge a finales de los años 50 en Tacoma, Estados Unidos, cuando los guitarristas Don Wilson y Bob Bogle unen sus talentos, conformando poco después la formación definitiva con el bajista Nokie Edwars y el batería Mel Taylor. Sigue leyendo

Interludios musicales: “Wait For The Rain”, “Ice Cream Song”, David Hess

hess

lp

Aún con el mundo del terror consternado por la inesperada muerte de Wes Craven, el Reverendo ve de recibo rescatar la extravagante y pintoresca banda sonora de la que por este modesto rincón virtual consideramos su mejor película: La Última Casa a la Izquierda. El peculiar David Hess, rostro habitual del cine de género norteamericano (también con sus pinitos por Europa) y el más maquiavélico villano de la película que nos ocupa (es el malvado Krug) también se encargaría de la banda sonora del film que pondría en tendencia las encantadoras rape and revenge movies. Sigue leyendo

Interludios musicales: “The Wedge”, Dick Dale and His Del-Tones

dale

Dick Dale (nacido como Richard Anthony Monsour en 1937) es el rey de la guitarra surf. De eso no cabe duda, ya que su nombre es recordado como uno de los pioneros de esa maravillosa variante del rock llamado surf music que mezcla con tesón la llamada Middle Eastern music con guitarras con el reverb a tope. Dick Dale, junto a  otros enormes ases de las seis cuerdas como Link Wray o Duane Eddy, es uno de los mayores exponentes de esta variante del rock que enseguida representó a toda una generación de jóvenes surferos estadounidenses, hasta que el asentamiento de la variante instrumental quedaría para siempre como la más conocida en el género. Sigue leyendo

Interludios musicales: “Lay Down in Bedlam”, King Dude

kingdude

King Dude es el sobrenombre bajo el que se esconde Thomas Jefferson Cowgill, líder, cantante y guitarrista de Book of Black Earth, banda surgida en Seattle en el año 2003 y que se convertiría con el paso del tiempo en una de las formaciones más destacadas de la escena “metalera” estadounidense. Para su carrera en solitario, Cowgill se esconde bajo King Dude realizando un neofolk de raíces oscuras y siniestra personalidad, que no duda en ofrecer un repertorio plagado de canciones que vienen a ser un reverso sombrío y crepuscular de las raíces más clásicas del género americano, ambientado con una identidad autoral repleta de desparpajo y frescura. Con un enorme sentido por lo espiritual y lo atmosférico, el músico construye la mayoría de sus canciones acompañado de su guitarra acústica y esporádicas colaboraciones instrumentales, presentando hoy en el Gabinete uno de sus grandes temas: Lay Down in Bedlam, corte número 8 de su álbum Fear, editado en el pasado 2014. Muy desconocido artista que acostumbra a girar por Europa con cierta frecuencia, reciente visita a España incluida. Que ustedes lo disfruten, y no le pierdan la pista: Sigue leyendo

Interludios musicales: “Wart Hog”, The Ramones

ramones

The Ramones no solo es considerado el grupo punk por excelencia. Es una formación cuyas maneras y estéticas fueron tan representativas de su movimiento musical que alcanzaron unas iconografía alcanzable a todos los gustos. The Ramones gusta a los amantes del rock and roll, del  heavy, el rap o el pop. Su legado ha dejado una enorme cantidad de himnos capaces de levantar las jarras de cerveza de cualquier bar donde se pinchen sus vinilos. Nacen en esa década que todo lo cambió, los 70, el mismo periodo donde el rock se negaba a evolucionar, bajo unos retazos de modernidad escasos que  principalmente sólo surgirían a través de los efluvios de la psicodelia y la emergente música disco. Cuatro chavales de Nueva York propusieron una fórmula de escasos acordes, ritmo trepidante, con letras crudas y sin concesiones que alcanzarían un cenit de fama anclado para siempre a la contracultura, lo que les convierte en una banda indispensable de los recovecos musicales de este modesto rincón virtual. Sigue leyendo

Interludios musicales: “A Flower´s All You Need”, Demis Roussos.

DOMAHOKA_Demis1

En el empeño de darle motor al Gabinete, hoy mismo se iba a subir a este humilde rincón virtual la crítica express de  “Babadook” (The Babadook, Jennifer Kent, 2014), la gran sensación del terror australiano, ese que no estuvo en tantas bocas ajenas desde los tiempos del estreno de “Wolf Creek” (íd, 2005) de Greg McClean. Lamentablemente la actualidad manda, y hoy el Reverendo se ve en la obligación de hacer un interludio musical forzoso. Acaba de hacerse público el fallecimiento de Demis Roussos, el extravagante vocalista griego  (aunque nacido en Alejandría, Egipto, en el año 1946) que con su pintoresca indumentaria (esas túnicas cuasi sacerdotales), ofrecía una unión bastante curiosa entre el hippismo y un  cuasi toque glam, convirtiéndose en toda una eminencia de la canción melódica europea de los años 70. Con inicios en el rock progresivo con su primera banda “Aphrodite´s Child”, de esa formación saldría también uno de los grandes músicos de los últimos tiempos, Vangelis, para quien sería habitual colaborador: Roussos está presente, dato este que no mucha gente conoce, en la banda sonora de “Blade Runner” (íd, Ridley Scott, 1982) con el acojonante tema  “Tales of the future”, además de hacer una versión cantada del main theme de “Carros de Fuego” (Chariots Of Fire, Hugh Hudson, 1981).

acparis

Roussos y Vangelis junto a Loukas Sideras, el otro componente de “Aphrodite´s Child”.

Roussos es conocido principalmente por su carrera en solitario, donde destacó por un melancólico tono vocal, mezclando las vertientes de la psicodelia o el romanticismo, con una notable etiqueta pop  que lo elevó a una notable popularidad marcada por su personalísimo timbre de voz. Con una multitud de álbumes en su haber, cuyo éxito llevó a que sus temas fuesen cantados en varios idiomas, en el Gabinete nos quedaremos con el precioso tema que Ennio Morricone compuso para la película “Violación en el último tren de la noche” (L´ultimo treno della notte, Aldo Lado,1975), con voz del propio Demis Roussos. El film de Lado es un fantástico exploit italiano realizado a rebufo del éxito de “La Última Casa a la Izquierda” (The Last House on the Left, Wes Craven, 1972) y el subgénero nacido a raíz de ella como son las rape and revenge movies. En ella una pareja de jóvenes féminas las pasarán bien putas en un tren nocturno, lo que llevará a una venganza paterna de las que marcan época. Pero de ella hablaremos otro día; quedémonos ahora, a modo de póstumo homenaje, con el recuerdo de la gran voz de Roussos, como atestigua la siguiente canción. D.E.P.

Interludios musicales: “Tattoo Vampire”, Blue Öyster Cult

blueoystercult

Blue Öyster Cult fue y es una de las bandas más destacadas y reivindicables dentro del panorama rockero de los 70, en aquel sector donde muchos de los grupos emergentes de la época se atrevían a ser imbuidos por el encanto de la psicodelia. Un tema con ampulosa notoriedad fue su archi-conocido “(Don´t Fear) The Reaper“, ensalzado en multitud de ficciones cinematográficas y televisivas (John Carpenter lo incluyó en su “La Noche de Halloween” y Rob Zombie haría lo propio en el remake de esta) y cuestionado por sus siniestros aromas de romanticismo fatalista (Romeo y Julieta no escapan en su mención), se convertía en el mayor éxito de la banda.  Liderados por los carismáticos Eric Bloom y “Buck Dharma” Roeser y con cambios casi constantes en su formación, supieron construir un universo propio en sus canciones con grandes connotaciones hacia la fantasía, la ciencia ficción o los coqueteos poéticos provenientes de su habitual colaborador Sandy Pearlman (él fue, además, quien les sugirió el nombre actual del grupo a cambio del original Soft White Underbelly). Aquel L.P. de 1976 llamado “Ages Of Fortune“, quizá el más importante de su carrera, ofrecía las riquezas melódicas del heavy metal y el hard rock dentro de las habituales habilidades artísticas hacia los arreglos vocales y la imponente psicodelia, dejando a un lado los retazos glam de sus orígenes. Con “(Don´t Fear) The Reaper” atronando constantemente las radios del momento, en el segundo tema de la Cara B del disco se encontraba “Tattoo Vampire“: contundentes riffs de guitarra y sinuosas líneas de bajo, que ofrecían un en su estribillo uno de los momentos más memorables de “Ages Of Fortune”:

I went down last night with a tattoo madam
To a nude dagger fantasy domain
Wrapped in hell, I lost my breath
Chest to stimulating chinese breast

Grisly smiles, that don’t flake off
Corny-colored demons leering
Vampire photos, sucking the skin

Seeding the night at the inker’s parlor
Flash permabrand pricked for a dollar
Her wrist surreal a heart and flying skull
Lettered Life and love pass swiftly

Grisly smiles, that don’t flake off
Corny-colored demons leering
Vampire photos, sucking the skin

Cordiales saludos desde el Gabinete.