Dossier Slasher: Introduciendo un género. Máscaras, cuchillos y gritos en la oscuridad… (2)

pieces

En la primera parte de este artículo introductorio al Slasher nos habíamos quedado justo en el momento en el que se puede catalogar el estallido comercial de este apasionante subgénero: el estreno en 1978 de La Noche de Halloween, el modesto film de John Carpenter que expondría y ampliaría enormemente las más representativas claves del mismo. Partiendo de una clara influencia como fue el esquema argumental de Navidades Negras de Bob Clark, Carpenter potencia hasta el extremo la utilización de una trama sencilla (un pequeño vecindario que sufrirá los crímenes de un villano) pero que gracias a una serie de conjunciones puramente fílmicas se convertiría en todo un clásico del terror. Asentando los que se considerarían muchos de los patrones básicos del Slasher, que ya venían dándose con anterioridad pero que el cineasta aquí los estandariza (víctimas adolescentes, localización aislada, villano enmascarado…), sumándole una elegante articulación narrativa (ya presentado con el plano secuencia de inicio y su maravilloso uso del formato panorámico), impropia de estas temáticas, y con un reparto que incluía a una vieja estrella de Hollywood como Donald Pleasence y la presentación al mundo de Jamie Lee Curtis, quien sobre ella recae la responsabilidad de establecer las coyunturas de lo que a partir de aquí se empezó a llamar como final girl. Sigue leyendo

“Manson: Retrato de un asesino” (Tom Gries, 1976)

Poster

Los asesinatos comandados por Charles Manson y su comuna hippie-sectaria denominada “La Familia” supusieron uno de los mayores golpes que recibió la sociedad norteamericana moderna. Manson, un músico frustrado y delincuente reincidente, logró formar un enorme grupo de jóvenes que sentían una inexplicable adoración por su figura, utilizando el rancho Spahn (escenario de antiguos westerns mudos de principios de siglo) como centro ceremonial de reunión y adoración hacia su figura e ideas. “La Familia“, bajo las ordenanzas de un Manson que preveía una revuelta de la raza negra sobre la blanca según una libérrima interpretación del White Album de The Beatles, asesinó a todos los habitantes de la vivienda situada en número 10050 de Cielo Drive (ejecutando salvajemente a varias personas, entre las que se encontraba la esposa de Roman Polanski Sharon Tate, acabando también con la vida de su hijo no nato). Sigue leyendo