Curse of the Undead (Edward Dein, 1959)

1

Publicado originalmente en Cine Maldito 

Si hay una mezcla de géneros tan poco habitual como apasionante es la que comprende las mixturas entre el western y el terror. Más conocido con el término weird western, que ya localizó en la literatura pulp significativos ejemplos,  esta extraña fusión encuentra en Curse of the Undead una de sus primeras expresiones en cine. Dirigido en 1959 por el singular Edward Dein, el film lleva el mito del vampirismo, estamento clásico del terror, a una corriente tan claramente opuesta como el Salvaje Oeste.   Sigue leyendo

“Jesucristo Cazador de Vampiros” (Lee Gordon Demarbre, 2001)

jesuschristvampirehunter

Tras el esperanzador y fascinante título de Jesucristo Cazador de Vampiros se esconde una película de Serie B que se compromete con dicha etiqueta fílmica hasta los extremos. Y más aún cuando el cine de bajo presupuesto parece auto envolverse de unas narrativas más propias de un “auterismo” desmesurado que, igualmente respetables, parecen alejarse de los cánones más desprejuiciado del cine modesto, que en muchas ocasiones utilizan su ya preconcebida marginalidad para ofrecer piezas fílmicas más subversivas provocadoras y viscerales. Lee Gordon Demarbre, perfecto conocedor de la cinematografía de subgéneros más underground, parece tener bien claro esto, y lo demuestra con una premisa locura, bizarra, provocativa e ilusionante: tenemos a Jesucristo en su segunda venida a la Tierra, que antes de prodigar sus pensamientos se enfrenta ante una serie de impedimentos con los que ha de lidiar en todo tipo de acciones; luchará contra una horda de vampiros que atemorizan a la población, algo que obligará a nuestro héroe a solicitar la ayuda del luchador enmascarado más popular de la contracultura: El Santo.  Sigue leyendo

Express Reviews: “Coche policial”, “Kung Fury” “Sinister 2”, “Una chica vuelve a casa sola de noche”

Coche policial (Cop Car, Jon Watts, 2015)

copcarposter

Curioso juego de géneros proveniente del prometedor Jon Watts, quien aquí imbuye una narración de 90 minutos en una persecución de la que son objeto dos niños, quienes roban bajo ingenuas intenciones el coche de un sheriff involucrado en turbios asuntos. Con aroma al espíritu aventurero infantil tan arraigado en la década de los 80, el film de Watts ejerce unas extrañas mixturas con el género de terror de cierta mordacidad y amparadas en el personaje de Kevin Bacon, intransigente villano de la función  que tendrá en sus participaciones los momentos más destacables del film. 
Sigue leyendo