15 días de Halloween #11: “La Noche de los Demonios” (Adam Gierasch, 2009)

poster

En la infatigable eclosión que el género vivió con la primera década del nuevo siglo con las revisitaciones de clásicos del horror, llegaba en 2009 el remake de una de las películas relativas a Halloween por excelencia: La Noche de los Demonios (1988). Pequeño gran icono de la década de los 80, donde se fusionaban con bastante frescura e inteligencia las aristas del terror con una fina mordacidad hacia las mismas, la película de Kevin Tenney se aupaba a la etiqueta de film categórico de aquel decenio. Adam Gierasch (Autopsy [2008], más conocido por ser el director de uno de los episodios de Cuentos de Halloween [2015]), propone un más que leal remake, muy desapercibido en su día, que venía además apadrinado por el propio Kevin Tenney.

Sigue leyendo

15 días de Halloween #5: “La Noche de los Demonios 2” (Brian Trenchard-Smith, 1994)

poster

Secuela directa de una de las películas ambientadas en Halloween por antonomasia, La Noche de los Demonios (1988), clásico inolvidable del terror de su década y que era continuada de forma tardía en pleno decenio de los 90. Con la particularidad de seguir fiel al estamento de la obra previa en esa forma de conjugar horror clásico (posesiones por parte de demonios del averno) con un fino sentido del humor por el que derivó gran parte de la producción de los 80, esta segunda parte llama la atención por su lealtad a esta diatriba en una época donde precisamente el horror estaba sufriendo una caída libre. Faltaban aún dos años para que Scream (1996) revitalizase el género con el resurgimiento del Slasher.

Sigue leyendo

15 días de Halloween #3: “La noche de los demonios” (Kevin Tenney, 1988)

nightofthedemons

La noche de los demonios es uno de esos clásicos siempre presentes cuando se citan los iconos del terror de los años 80. Y mas que por su supuesta calidad y compromiso respecto a su propio género, cabría analizar como la obra de Kevin Tenney logra sobrepasar las barreras del culto no por sus supuestos toques de calidad, sino más bien debido a una visión del género que hace la película se anexa a la manera en la que el cine de terror de la época obtenía una rápida y agradecida respuesta del público. Las posesiones demoníacas son llevadas aquí en una visión “cartoonesca”, sumiendo al terror en grandes dosis de hilaridad escénica, práctica habitual en otras cintas contemporáneas  dejándose imbuir aquí además por un retrato del como el norteamericano medio entiende la estética y espíritu de la festividad de Halloween. Su historia, tan tópica que pide a gritos una reversión mordaz por parte de sus creadores: un grupo de adolescentes organizan una fiesta para celebrar la llamada noche de las brujas en una funeraria abandonada, esa que el folclore local define como una puerta a mundos diabólicos desconocidos…  Sigue leyendo