Chicks with Guns: “L.E.T.H.A.L. Ladies: Return to Savage Beach” (Andy Sidaris, 1998)

póster

Última entrega de la franquicia L.E.T.H.A.L. y por ende de la obra de Andy Sidaris, que ofrecía su película final en 1998 con L.E.T.H.A.L. Ladies: Return to Savage Beach, continuación directa de Day of the Warrior y en la que continúa con los nuevos personajes incluidos en este desenlace del universo creado por el director. En esta ocasión, la agencia protagonista de las aventuras de Sidaris lanza un satélite de detención de delitos en el espacio, mientras una de sus agentes, Ava, observa su evolución en su estación de radio. Pero volverán los problemas cuando una espía enemiga se infiltre en las oficinas de la agencia y robe un disquete que contiene  todo tipo de detalles sobre la localización de un anhelado tesoro. El centro de operaciones será de nuevo Savage Beach, donde L.E.T.H.A.L. contará ahora con la inestimable ayuda del villano de la anterior entrega: Warrior.

Sigue leyendo

Chicks with Guns: “Day of the Warrior” (Andy Sidaris, 1996)

Day of the warrior

Day of the Warrior es la vuelta de Andy Sidaris a la dirección tras el paréntesis que supuso dentro de su franquicia la dupla de películas dirigidas por su hijo Drew. Se aprovecha la coyuntura para volver de lleno al universo L.E.T.H.A.L., entrando en dos últimas películas que se ha venido conociendo como la “etapa asiliconada” de su cine, y es que aún manteniendo las premisas básicas de la franquicia Sidaris aquí ya se opta por cuerpos excesivamente neumáticos a razón de la presencia de Julie Strain (ya inseparable de Andy en los productos que lleven su sello) y más especialmente las ampliamente voluptuosas Julie K. Smith y Shae Marks. Sigue leyendo

Chicks with Guns: “The Dallas Connection” (Drew Sidaris, 1994)

Enemy Gold tuvo una especie de secuela con The Dallas Connection, aglutinando en una dupla de obras las dos aportaciones de Drew Sidaris al universo cinematográfico de su padre. Si bien ya hemos considerado estas dos cintas como una franquicia paralela a la saga L.E.T.H.A.L., la que nos ocupa aborda una trama en la que un grupo de científicos son asesinados misteriosamente en el enclave de una convención. Desde las organizaciones se cree que la oleada de homicidios se esconde la publicación de un satélite capaz de eliminar cualquier arma del mundo, por lo que el científico Antonio Morales solicita protección a la agencia de espías protagonista en Enemy Gold. Sigue leyendo

Chicks with Guns: “Enemy Gold” (Drew Sidaris, 1993)

Póster

El mismo año del estreno de Fit to Kill Andy Sidaris cedía, temporalmente, el testigo de la dirección a su hijo Drew. Christian Drew Sidaris, quien a parte de esta realizaría otra cinta más al universo cinematográfico creado por su padre (la inmediatamente posterior The Dallas Connection [1994]) había trabajado ya como asistente de dirección de Andy en todas las películas de la franquicia L.E.T.H.A.L. (además de coordinador de especialistas en alguna de ellas), por lo que parecía estar lo suficientemente preparado para dar el salto a la silla del director. Enemy Gold es su ópera prima, donde tal y como era esperado se amolda a las exigencias artísticas de la Triple B. Ya sin Donna Hamilton ni Nicole Justin (que supone la triste ausencia de Dona Speir y Roberta Vasquez) , nos encontramos en una especie de universo expandido de la franquicia L.E.T.H.A.L. (con diferente abanico de personajes), no sin antes presenciar un opening compuesto por un flashback acontecido en la Guerra Civil americana en el que dos soldados descubren un cargamento de oro que será enterrado. Ya en la actualidad, tres agentes federales se encuentran en una misión para desbaratar el entramado criminal de un narcotraficante, que origina el interés un capo llamado Santiago (con su inseparable mercenaria Jewel Panther) a ansiar un botín repleto de oro que sale a colación un siglo después; una organización que trabaja para el gobierno tratará de desbaratar sus planes.

Sigue leyendo

Chicks with Guns: “Fit to Kill” (Andy Sidaris, 1993)

Póster

Punto de inflexión importante en la obra de Andy Sidaris. Como añadido a los leves síntomas de decadencia mostrados en las recientes películas, motivados quizá por el cambio de registro que parecía vivir la acción ya entrada en la década de los 90, Fit for Kill se puede considerar como la última gran obra representativa del director. Además, su musa número uno e intérprete principal más recurrente, Dona Speir, abandonaba su carrera como actriz dejando huérfana a la saga de su rostro más simbólico y recordado. Sigue leyendo