Express Reviews: “Annabelle: Creation”, “Blade Runner 2049”, “Madre!”, “Night of Something Strange”

Annabelle: Creation (íd, David F. Sandberg, 2017)

annabelleposter

Nueva incisión en la figura de la aterradora muñeca Annabelle, aquella auspiciada con una supuestamente potente imaginería como para generar una película en 2014, repleta por cierto de todos y cada uno de los fallidos clichés del terror mainstream. Esta precuela, capitaneada con un pretendido oficio por David F. Sandberg, se propone en relatar el origen de la malignidad que rodea a la insigne figura, en un guión que rescata historias pasadas, un terror ancestral, así como la siempre interesante pero aquí desaprovechada figura de un juguetero interpretado por Anthony LaPaglia. Este, tras sufrir el trágico fallecimiento de su hija, acogerá en su hogar a un grupo de niñas huérfanas que, como es de esperar, serán fruto de las iras de la inanimada protagonista de la función. 

annabelle

En un guión planteado con interesantes puntos de partida que jamás acaban de verse lucidos, el director salva en algunos momentos la función con la interesante puesta en escena que rezuma por momentos la concepción de un terror barroco, inquietante y loable en algunos segmentos con el mal etéreo que rodea a Annabelle (con cierto buen uso de la planificación) que la distanciará, con una concepción mucho más inteligente, de su película predecesora. Lamentablemente, el tópico visual de algunas resoluciones, el fallo rítmico en el nudo de la historia y un tercio final plagado de efectismo, restarán la naturalidad antes prometida y dejará en el espectador el regusto de un horror poco dado al compromiso con el propio género.

Blade Runner 2049 (íd, Denis Villeneuve, 2017)

blade-runner-2049-poster

Con la difícil papeleta de partir de la iconografía de una de las películas de culto más célebres que se recuerden, el prestigioso Denis Villeneuve continúa la historia del Blade Runner (1982) de Ridley Scott adoptando un exquisito estilo visual que regalará planos de una enorme carga estética y una atmósfera preciosista que recordarán al momento la distinción visual de la obra modelo. Una envoltura elegante y delicada que será lo único a vanagloriar de esta tardía segunda parte, a pesar de que su guión se encargue de esquematizar una calculada separación de la historia original con conceptos sci-fi en búsqueda de un sello personal, diferenciador, y bajo el intento de que la incuestionable huella de la obra de Scott no ahogue unos planteamientos propios.

bladerunner

La interesante propuesta artística antes citada se ahoga por una serie de idearios demasiado farragosos, optando por una (fallida) búsqueda de personalidad fílmica donde el ritmo tedioso con el que Villeneuve inunda la pantalla hace crecer aún más la apatía conceptual al comprobar como una serie de propuestas sin atracción propia acaban orquestadas por un grupo de personajes sin interés cuyos rasgos diferenciadores estaban mucho mejor exportados en la obra fílmica original. Además de una resolución sin energía ni naturalidad, el look preciosista acabará por perder su conexión con la iconografía de esa decadente y oscura California presentada al inicio, para parecer una (sobre)carga visual apta para cualquier otro sci-fi actual.

Madre! (Mother!, Darren Aronofsky, 2017)

mother-poster

Madre! deriva en un simple y esquemático punto de partida: la inclusión de un grupo de personas aleatorias en la supuesta tranquilidad hogareña de una pareja tipo. Anecdótica diatriba para que Darren Aronofsky, el cineasta de la turbación escénica, esquematice el desconcierto hecho imagen con una serie de parámetros expulsados con nervio y tesón hacia un espectador que recibe con estupefacción una verborrea visual sin ningún tipo de complejo. Una manera loable y tenaz de querer mostrar lecturas en medio de la ofuscación visual, pero de lo que no merece focalizar en aquello que el film pudiera o no metaforizar; aunque, en un alarde de pirueta narrativa, Aronofsky dé todo el pie para ello.

mother

Madre! va incluso más allá de esto, para exportar una conmoción tan tumultuosa como incómoda y efectiva, basándose en los mecanismos más simples de la narración. Aronofsky ya buscó en proyectos pasados la expulsión de una contundencia de la estética que se arraiga en lo irreverente, y como tal se confirma aquí como una experiencia desconcertante y sugestiva. Y esto, aunque no corresponda a ese género del terror a la que han querido añadirla, se enlaza en emociones con el más profundo sentimiento del horror, vanagloriado en alguna de sus ya inolvidables escenas de impacto.

Night of Something Strange (íd, Jonathan Straiton, 2015)

night-of-something-strange-poster

Intentona algo pueril de adherirse al horror autoconsciente más gamberro, aquí navegando por algunas de las constantes del Slasher y el cine de muertos vivientes en clave pretendidamente irónica y caricaturizada. Con la habitual agrupación de una serie de jóvenes hacia un paraje vacacional aquí ubicado en el típico motel estadounidense, estos pronto serán víctimas de un virus que se contagia como si una enfermedad de transmisión sexual se tratase, no obviando en algunos momentos por parte del director la intentona de querer trascender de los límites propios de la sordidez aprovechando esta diatriba citada, sin conseguirlo.

night

Aún así el film se dejará ver por aquellos con filias más grandilocuentes hacia la pantomima del género y su anárquico sentido del cachondeo, fallando paralelamente en un cimiento indispensable para este tipo de propuestas: el compromiso con las aristas más básicas del horror y donde acabarán imperando sus intenciones de agradar a un amplio tipo de espectadores y no a los enteramente comprometidos con los subgéneros que homenajea. Sus intenciones por trascender entre lo soez y lo visceral causarán bastante indiferencia, pecado capital en una película de estas características.

Saludos desde el Gabinete, camaradas.

Un comentario en “Express Reviews: “Annabelle: Creation”, “Blade Runner 2049”, “Madre!”, “Night of Something Strange”

  1. Yo creo que Blade Runner 2049 sí tiene elementos de interés y no es una película vacía, pero sí una película no demasiado bien narrada. Villeneuve le pone tanto énfasis a crear la imagen definitiva que se le olvida que esas imágenes también tienen que tener dinamismo.
    Cosa que, precisamente, se le va por completo de las manos a Aronofsky, que se casca unas metáforas que me parecen indignas de alguien mayor de 12 años. Al final me ocurre como con Noé, que me acaba dando cierta vergüencilla ajena y lo paso mal con la película. Pero oye, que como parece que a él es algo que no le preocupa ni le da complejo, pues perfecto.
    Un saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s