“No respires” (Fede Álvarez, 2016)

dont breathe

Con el estreno de No respires llega uno de los títulos más esperados de la temporada. Gran parte de culpa de ello reside en el nombre de Fede Álvarez, el director uruguayo con origen asturiano que encandiló a muchos con su remake de Posesión Infernal; podríamos decir que aquella revisión del clásico de culto de Sam Raimi gozaba de unas características similares a esta No respires, en el sentido de disponer de una concepción parcialmente errada pero que era compensado con las labores del director a la hora de asimilar el espíritu salvaje original. Algo parecido ocurrirá, como decimos, en la idea principal de esta nueva película (también con el apoyo de Sam Raimi y su socio Robert Tapert en la producción), con la historia de un grupo de jóvenes rateros que intentarán robar la importante suma de dinero en posesión de un veterano de la guerra de Irak, quien perdió la visión años atrás en acto de servicio, y que verá usurpada la tranquilidad de su hogar.

1

No respires es una película  que destacará, ante todo, por las labores de Fede Álvarez a la hora de realizar la planificación escénica de su propuesta. Casi como aquel Sam Raimi que se iniciaba en el género a principios de los 80 dispuesto a ejercer todo un plantel de piruetas visuales (lo cual no sorprende la afinidad que parece haber entre ambos), el uruguayo plantea un ejercicio de suspense, confesamente indexado a las raíces del survival, donde todo un juego de artimañas descriptivas hacia al más puro instinto de proyección cinematográfica (excelsos movimientos de cámara, la utilización de la fotografía, el empleo del fondo de plano…) acabarán por ofrecer una puesta en escena rica en texturas y con mucha astucia narrativa, que provocará el enganche instantáneo de una historia que quizá podría haber recorrido efluvios más viscerales y salvajes de lo que realmente apreciemos en pantalla. No se escatima en la utilización del plano secuencia, así como el recorrido por la oscura arquitectura de la localización, e incluso un juego esquematizado con el susto de sonido, algo que afortunadamente se utilizará en su justa medida.

2

Y es que, aunque suene totalmente admirable la idea de ofrecer una home invasion que acabará por rebelarse contra sus ejecutantes (no siendo la primera vez que se utiliza este pretexto, todo hay que decirlo), No respires acabará perdiendo fuerza cuando tenga que sumergirse en el espíritu más indómito de su propuesta; aunque hay momentos de cierta crueldad en el impacto de sus escenas, con Stephen Lang ejerciendo de un antagonista repleto de estoica fisonomía en movimiento, su condición de terror mainstream impedirá que la película se sumerja en la ferocidad que su arquetipo pedía en ciertos momentos, algo que la alejará exponencialmente de marcar huella en el género. El dibujo preconcebido de su trío de protagonistas (intentando, siguiendo uno de los patrones básicos del terror actual más convencional, de dar un sentido a sus acciones) tampoco ayudará en este aspecto, por lo que los acérrimos al reverso más bárbaro del horror no encontrarán los estímulos que una idea principal como esta bien podía haber dado. Respecto a esto, y quizá para justificar desde la propia simpleza del guión, la película contará con un giro argumental que se inclina a justificar lo alargado de su premisa principal; en relación a esta idea, bastante trastornada, vuelve a lamentarse un desarrollo bajo la visión de un film de estudio, lo cual provoca que no acabe de funcionar de una manera tan sucia como debería.

Jane Levy

Sin embargo, aunque falle en su espíritu de lealtad a los aromas más implacables del género, no cabe duda que la propuesta es un ejercicio narrativo muy por encima de la media del terror “A” venido de las productoras hollywoodienses. Álvarez parece saber que entre manos tiene un guión conciso pero arraigado, y dentro de las posibilidades de la propia naturalidad del proyecto intenta aportar esa frescura en la puesta en escena que se ve incluso potenciada por elementos tan habituales pero pocas veces son aprovechados como el uso del silencio, los destellos lumínicos o incluso un recurso bien empleado como el de la nula visión nocturna de los tres atracadores, que se resuelve de manera muy audaz en uno de los momentos de la trama. Todo eso provocará que Fede Álvarez “manipule” al espectador más avezado e inspire mucho más interés a la historia, para compensar así su falta de solvencia en lo transgresor.

Saludos desde el Gabinete, camaradas.

4

7 comentarios en ““No respires” (Fede Álvarez, 2016)

  1. Goza de muy buena técnica y el guión aunque no arriesga tanto como podría demuestra pericia, como bien señalas seguramente se deba al deseo de abrir la película un público mayor. Por desgracia, quizá por influjo de señores trajeados, a veces tenemos que tomar nuestro terror descafeinado.

    Eso sí, No Respires tiene muchas virtudes. Si Fede Alvarez no teme especializarse en el terror puede que se convierta en uno de mis directores fetiche en el futuro.

  2. Pues a mí me parece que el nivel de violencia está perfecto tal como está. Si hay que indagar en algo, es en los puntos flojos de guión. Pero me parece una propuesta perfecta tal como es. A mí me ha encantado.

    Saludos.

  3. Creo que lo has clavado, Reverendo. Lo que yo destacaría también negativamente son esos agujeracos de guión absurdos que no se han esmerado en tapar: piernas presuntamente rotas que no lo están, alarmas que no suenan, pistolas que aparecen de la nada…por no hablar de la mala puntería del ciego al “pinchar”! 😄

    Saludos!

  4. Rope, yo tamibén pienso que Fede Álvarez tiene bastante que decir en el género. Se le ve mucho encanto a la hora de envolver sus propuestas, aunque me gustaría verlo procrear con total libertad artística. Espero que no se venda a los grandes estudios (que por otra parte, vería comprensible si así sucediese) y egoístamente desear que se quede para siempre anexado a la Serie B.

    Bateman, sí que dentro del terror más convencional las dosis de violencia parecen medidas. Pero a eso me refiero, que pienso que la propuestas podría haber dado luz a un terror mucho más siniestro y desgarrador (que, por supuesto, esto no quiere significar más hemoglobina) que se ve lastrado desde la propia naturalidad mercantil de la película.

    José Luis, cierto muy bien eso que comentas, pero, si exigiéramos una total cordura… ¡No habría película! Yo puedo perdonar esos incoherencias, no tanto que ciertas inconsistencias de guión, pero lo más achacable en mi opinión es la falta de un espíritu más salvaje. Aún así, la película como digo tiene valores bastante admirables.

    Muchas gracias a todos por vuestros comentarios!!

    • Pues no se que decirte, las intenciones de The Blind Man, son muy jodidas desde un punto de vista real. Creo que la película se desmarca muy bien de los tópicos a los que nos tiene acostumbrados el terror, casi siempre, apoyado en secuencias visualmente impactantes.

      Saludos.

      • En ese sentido sí que puedo ver al villano algo atípico, pero todo acaba quedando algo edulcorado. Insisto que el espíritu de la idea pedía algo más canalla y transgresor, pero hay que conformarse en el hecho de que han querido hacer una pieza apta para un mayor abanico de público.

      • Está claro que es una pieza para el público general. A pesar de no ser muy visualmente violenta, le encuentro un punto de perversidad y atipico dentro del género. Quizás por eso me ha gustado más de lo habitual.

        Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s